Menonitas en Uruguay

Introducción

La República Oriental del Uruguay está ubicada en la parte sureste de América del Sur. El área total del país es de 176,215 km 2 (68,037 millas cuadradas). En 2009 albergaba a unas 3.494.382 personas. La mayoría de los uruguayos son descendientes de colonos europeos (88%), mientras que el 8% son mestizos, una mezcla de ascendencia europea y amerindia, el 4% son negros y un pequeño número son amerindios. En 2006, los uruguayos pertenecían a los siguientes grupos religiosos: católicos romanos (47,1%), cristianos no católicos (11,1%), no confesionales (23,2%), judíos (0,9%), ateos o agnósticos (17,2%) y otros ( 1,1%).

1959 Artículo

Uruguay es el país independiente más pequeño de América del Sur. Sus 72.000 millas cuadradas, que se extienden alrededor de 350 millas tanto de este a oeste como de norte a sur, están encajadas entre los dos gigantes de América Latina, Brasil al norte y Argentina al oeste y al sur. Culturalmente Uruguay es el más progresista de todos los países sudamericanos. 

Sus dos y un tercio de millones de habitantes son en su mayoría de ascendencia española e italiana, aunque hay personas de origen inmigrante alemán y francés. Montevideo(700.000 habitantes en 1959), la capital, es uno de los centros culturales de América del Sur. El programa educativo del país es uno de los más progresistas y democráticos del mundo. La asistencia es obligatoria en sus 1500 escuelas públicas gratuitas. Todos los ciudadanos mayores de 18 años están obligados a votar. Aunque la mayoría de los uruguayos son católicos romanos , existe total libertad religiosa para todos.

El asentamiento de menonitas en Uruguay comenzó en 1948 después de que los menonitas de Prusia Occidental habían sido desplazados durante la gigantesca agitación poblacional allí durante y después de la Segunda Guerra Mundial. La mayoría de estos menonitas, que fueron apostados temporalmente en campamentos de personas desplazadas en Dinamarca , no pudieron ingresar a Canadá y Estados Unidos debido a su ciudadanía alemana. 

Las posibilidades de asentamiento en países como Brasil, Argentina y México no parecían favorables, y la mayoría de los menonitas de Danzig se oponían a asentarse en Paraguay. Como último recurso acordaron establecerse en el este de Paraguay, en caso de que no se les abriera ninguna otra posibilidad. El Comité Central Menonita(MCC), en estrecho contacto con estos refugiados, exploró posibilidades en Uruguay. De manera bastante inesperada se presentó la oportunidad de entrar y asentarse permanentemente en este país, y el 27 de octubre de 1948 llegó a Uruguay el primer contingente de 690 menonitas de Danzig y 60 de Polonia . 

Estos peregrinos del siglo XX tuvieron la inusual experiencia de embarcarse desde Europa hacia Sudamérica sin saber si se dirigían a Paraguay o Uruguay, ya que no habían recibido el permiso oficial del gobierno de Uruguay cuando el barco salió de Europa. A continuación, se les envió la garantía oficial a bordo del barco.

Con la ayuda del Instituto Uruguayo de Colonización y el MCC se instalaron en Uruguay. El primer contingente se instaló temporalmente cerca de la ciudad de Paysandú a lo largo de la frontera con Argentina, 250 de ellos en un antiguo cuartel del ejército y un almacén vacío en Colonia , y los 500 restantes en un antiguo cuartel del ejército en Arapey. Ansiosos por trabajar, los individuos y los grupos pequeños tomaron inmediatamente cualquier trabajo que pudieran encontrar, como trabajadores calificados y peones de fábricas y granjas, mientras que otros alquilaban pequeñas superficies. Muchas viudas y niñas encontraron empleo como empleadas domésticas en las ciudades, especialmente en Montevideo.

El primer asentamiento permanente se hizo en abril de 1950 en un rancho de 2,900 acres conocido localmente como El Ombu., ubicada a unas 180 millas al noroeste de Montevideo cerca de la localidad de Young. Este tramo era lo suficientemente grande para solo la mitad del grupo total. El resto siguió encontrando trabajo en áreas muy dispersas. 

Algunos de estos no pudieron llegar a sus propias tierras hasta después de la segunda gran compra de tierras en 1951. El rancho El Ombu se dividió en 75 granjas de diferentes tamaños. Los agricultores organizaron una cooperativa agrícola en septiembre de 1950. La tierra es propiedad de la cooperativa y no se puede vender sin el permiso de la colonia. La mayor parte del crédito para la compra corporativa del terreno fue adelantado por el Instituto Uruguayo de Colonización. 

El reembolso se fija en un período de 30 años al 5½ por ciento de interés. Los principales cultivos producidos son trigo, maní, girasoles., maíz, cafre, avena y pasto de Sudán. La nata y la mantequilla también generan importantes ingresos en efectivo.

En octubre de 1951, un segundo contingente de 431 refugiados de Danzig aterrizó en Montevideo para aumentar la población menonita total en Uruguay a casi 1.200. Bajo el liderazgo de la MCC, un grupo de menonitas organizó una corporación subsidiaria sin fines de lucro conocida como Uruguay Land Associates, principalmente en Kansas y Nebraska , y se recaudó una suma de $ 65,000 como préstamo para ayudar a los recién llegados a establecerse en la tierra. 

Nuevamente con la ayuda del Instituto Uruguayo de Colonización se adquirió un terreno. Era un rancho de 4,500 acres conocido como Brabancia y ubicado cerca de Tres Bocas y ahora conocido como el asentamiento Gartental.. La tierra se dividió en 139 caseríos de diverso tamaño, de los cuales 100 fueron asignados a los colonos recién llegados y el resto a los colonos menonitas de 1948 que, por falta de tierra, no habían podido establecerse en El Ombu .

La tercera colonia en Uruguay, llamada Delta por la tierra natal del Delta del Vístula, se estableció en 1955 en una extensión de ca. 3.600 acres en el departamento de San José, a unas 60 millas al noroeste de Montevideo, a unas 150 millas al suroeste de El Ombu y Gartental. Parte de los fondos para la tierra comprada fueron nuevamente proporcionados por menonitas norteamericanos. La zona estaba dividida en granjas de 75 acres y ocupada inicialmente por 40 familias, todas parte de los grupos previamente inmigrantes.

Culturalmente, en algunos aspectos, los menonitas de Uruguay tienen puntos de vista más liberales que otros menonitas de América del Sur, especialmente que los de Paraguay. El organismo principal se ha organizado en la Konferenz der Mennonitengemeinden en Uruguay (Conferencia de Iglesias Menonitas en Uruguay), y está afiliado a la Iglesia Menonita de la Conferencia General (GCM) en América del Norte y la Vereinigung der deutschen Mennoniten-Gemeinden (Unión de Menonitas Alemanes Congregaciones) en Alemania. Tenía cuatro congregaciones en 1957: El Ombu 255, Gartental 249, Montevideo 200 y Colonia Delta 120, un total de 809 miembros bautizados. Un grupo de 38 organizó una Hermandad Menonita(MB, ahora el Consejo de las Congregaciones de los Hermanos Menonitas, Uruguay ) congregación a bordo de un barco en ruta a Uruguay en 1948. Todos ellos vinieron del área de Wymysle en Polonia Central. Su membresía total en 1957 era 91. Las colonias han establecido sus propias escuelas primarias, pero enseñan el plan de estudios aprobado a nivel nacional.

Debido a las condiciones económicas, sociales y culturales generalmente favorables en Uruguay, los menonitas se están estableciendo rápidamente. Es probable que aquellos que inmigraron allí se queden permanentemente, y es muy posible que los menonitas de otros países sudamericanos también puedan migrar en pequeños grupos. Generalmente, los colonos están muy satisfechos con su nuevo hogar. En comparación con sus correligionarios en Brasil y Paraguay, sus primeros años han sido considerablemente menos difíciles.

El MCC ha mantenido desde 1948 un centro en Montevideo como agencia coordinadora y de contacto con Norteamérica, ahora en Vilardebo 964. En 1956, en la misma dirección, se estableció el Seminario Bíblico Menonita como una escuela de capacitación bilingüe operada por una junta. compuesto por representantes de todos los grupos en América del Sur que desean cooperar (todos lo hacen excepto la MB), apoyados por las juntas misioneras de la GCM y la Iglesia Menonita (MC) de América del Norte. La asistencia en 1957 fue de unos 36 estudiantes.

La Iglesia Menonita (MC) de Norteamérica estableció una misión en Montevideo en 1954 con dos parejas, quienes en 1957 habían establecido una pequeña congregación. El total de miembros bautizados menonitas en Uruguay en 1957 era de aproximadamente 910, con una población total de aproximadamente 1300. – J. Winfield Fretz


Artículo de 1990

Según el censo de 1986, casi la mitad de los menos de 3 millones de habitantes de Uruguay vivían en la ciudad capital de Montevideo . Solo el 4 por ciento afirmó ser miembro activo de alguna comunidad religiosa, incluida la Iglesia Católica Romana, la denominación más grande. Según cifras de 2005, había aproximadamente 3.415.000 personas en Uruguay, con 1,8 millones, casi el 53 por ciento de la población viviendo en Montevideo o sus alrededores. Aunque el 66% se consideraba católico romano, aproximadamente solo un tercio de ese número asistía a la iglesia con regularidad.

Durante la primera mitad del siglo XX Uruguay vivió un período de extraordinario crecimiento económico, cívico, social y cultural. A partir de entonces, comenzaron a aparecer signos de deterioro y el país dejó de ser conocido como “la Suiza de América”. En 1973, el país quedó bajo el control de una junta militar en respuesta a un movimiento guerrillero subversivo que había surgido para protestar contra las prácticas administrativas corruptas.

Los años que siguieron vieron a un pueblo acostumbrado desde hace mucho tiempo a la libertad política sometido al sufrimiento, la opresión y la auto-represión. Se suspendieron las libertades individuales y se violaron los derechos humanos. En 1980 se desarrolló un importante movimiento de oposición cívica que finalmente condujo a elecciones democráticas en 1984 y a un presidente constitucionalmente elegido en 1985.

 Las condiciones sociales y económicas reflejaron la agitación de los últimos años: en Montevideo, el 40 por ciento de las familias vivían por debajo del nivel de pobreza con ingresos que eran menos del doble del costo de los alimentos; El 13 por ciento eran indigentes; Se descubrió que el 25 por ciento de los niños ingresados ​​en hospitales sufrían desnutrición. La calidad y el alcance de la educación disminuyeron.

En 1986, el número total de miembros bautizados menonitas era de 1.000 (1.220 en 2003). De estos, 525 pertenecían a las cuatro congregaciones de la Konferenz der Mennonitengemeinden , 295 pertenecían a las siete congregaciones afiliadas a la Convención de las Iglesias Menonitas y 180 pertenecían a las siete congregaciones organizadas bajo el Consejo de las Congregaciones de los Hermanos Menonitas (MB ). En 1960, la Junta de Evangelización de las Iglesias Menonitas de Uruguayse organizó para atender las necesidades locales. Estos incluyeron el Seminario Evangélico Menonita de Teologia (1956-1973), que fue reemplazado por el Centro de estudios y retiros (Centro de Estudios y Retiros) de las Iglesias Menonitas en Uruguay en 1974. En 1986 ofreció un programa de certificación de tres años y programa de becas de fin de semana y retiros de estudio. El Consejo también operaba un centro de capacitación en Montevideo. Las dos instituciones llevaron a cabo algunas partes de sus programas de manera cooperativa.

Las prácticas cooperativas de las colonias menonitas de habla alemana (Konferenz der Mennonitengemeinden) fueron una adaptación moderna de los principios económicos de la hermandad cristiana ( ayuda mutua ). Estas prácticas hicieron posible que las colonias sobrevivieran económicamente, mientras que muchos individuos no habrían podido hacerlo. En 1984 se formó el Consejo Inter-Menonita de Servicios Sociales con representantes de la Convención, la Konferenz y el Consejo. Proporcionó un canal a través del cual las congregaciones podían compartir con hermanos y hermanas necesitados, así como con la comunidad en general. Una preocupación similar llevó a la Convención y la Konferenz a operar Hogar Siquem, un hogar para niños y adolescentes. El Comité Central Menonita participó en ambos programas.

Sin duda, primero el Seminario y luego el Centro de estudios y retiros, jugaron un papel importante en la articulación de los principios anabautistas de interpretación bíblica . Una eclesiología de pueblo y una visión de la iglesia como una familia de hermanos y hermanas bien puede ser una de las contribuciones más importantes de las Iglesias Menonitas en Uruguay. Y aunque el servicio militar no era obligatorio en Uruguay, las convicciones pacifistas y la enseñanza sobre la paz y la justicia se encontraban entre las congregaciones menonitas. Hubo un fermento anabautista en el extranjero en la iglesia que pidió pasar de la teoría a una práctica que fuera más radicalmente bíblica. – Milka Rindzinski

Actualización de 2013

En 2012, las siguientes denominaciones anabautistas estaban activas en Uruguay:

DenominaciónCongregaciones en 2009Miembros en 2009Congregaciones en 2012Miembros en 2012
Consejo de las Congregaciones de los Hermanos Menonitas del Uruguay82207190
Menonitas conservadores (sencillos) 110
Convención de Iglesias Evangélicas Menonitas en Uruguay1265011650
Conferencia de las Congregaciones Menonitas en Uruguay45724607
Total241,442231,457

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!